EL HIERRO: UNA ISLA DE PIEDRA

El Hierro no es la isla bonita. No es la isla de increíbles contrastes. El Hierro no es la isla de interminables playas, ni volcanes en constante erupción. No. El Hierro es una isla de piedra. Es una isla de casas y muros hechos con piedra. De caminos y cercados, de costumbres y leyendas. Kilómetros y kilómetros de muros, surgidos de las entrañas de la tierra, que la demarcan, la separan, la dividen... pero también la embellecen.

Esta exposición nace de la necesidad de como fotógrafo, tenía de trasmitir esa imagen de El Hierro, que desde pequeño llevaba conmigo. Yo no recordaba una isla de increíbles paisajes, playas o grandes casas. No. Desde siempre, desde que uno tiene consciencia, mis veranos han sido herreños. En consecuencia, los mejores momentos de mi niñez, los recuerdos más entrañables de mi enfancia están estrechamente vinculados a esta isla. Pero la imagen que en mi arraigo no fue la de las postales turísticas, ni la de los libros de fotografía de promoción de la isla. Desde muy pequeño, en mi se fue creando una imagen de una isla de piedra. Una isla donde la piedra se había relacionado intimamente con la tierra, para hacer un paisaje único y de increíble belleza.

Durante los dos últimos años, y en distintas estaciones, he intentado plasmar en fotografías en blanco y negro esta imagen geológica de la mi isla. La propuesta de esta exposición es el fruto de mi trabajo.

Jorge Fonte.